Florentino se fue del Madrid por que los jugadores se lo habían comido.

José Antonio Camacho repasó en una entrevista con José Manuel Moreno en Velevisa Televisión cómo fueron los dos momentos más difíciles en su carrera como entrenador, y que coinciden con sus dos fichajes por el Real Madrid que acabaron con dos salidas del club blanco a las primeras de cambio. En la primera ocasión, con Lorenzo Sanz en el 98, no llegó ni a empezar la pretemporada. En la segunda, en 2004 con Florentino, dimitió tras la tercera jornada de Liga.

Camacho recuerda su primera llegada al banquillo blanco. «Entonces estaba Pirri en la Dirección Deportiva y tenía mucha confianza puesta en mí, como Lorenzo Sanz, creo. Pero también estaba Onieva, que mandaba en lo deportivo y que no debía tener mucha confianza en mí o no debía estar de acuerdo en que me hubiesen fichado sin contar con él y cosas de esas… Entonces vi que no contaban mucho con el entrenador a la hora de confeccionar la plantilla, a la hora de hablar de los problemas que podía haber en el equipo… Yo estaba en Ibiza, vine a hablar con ellos y vi que no había entendimiento ninguno y les dije que era mejor romper antes de empezar, que yo así no podía trabajar y que me tenía que marchar«, apunta el mítico jugador blanco.

En el segundo intento de triunfar en el banquillo del Madrid sí llegó a empezar la temporada, pero todo acabó rápidamente: «Lo importante es siempre sacar el mayor rendimiento en donde estás. Cuando volví al Madrid llegué desde el Benfica y Florentino tuvo confianza en mí para una transición de un equipo que lo tenía difícil… Tuve muchas dificultades. Tenía un gran equipo con muchos nombres importantes, pero los nombres llega un momento en que no pueden dar todo lo que se puede, por eso los jugadores se retiran. Había jugadores que eran Balones de Oro, pero los Balones de Oro en el Real Madrid hay que sacarlos como los ha conseguido Cristiano, siendo jugador del Real Madrid, que es donde se les saca rendimiento».

Camacho no aguantó más y le dijo a Florentino que se marchaba: «Le dije que creía que a ese equipo no se le podía sacar el rendimiento que ellos pensaban y que si no pensaba otra cosa, a mí me habían fichado para que el equipo fuese campeón o tuviera un rendimiento muy grande y entendí que no se le podía sacar. La desgracia es que yo me marché y poco después lo haría Florentino porque vio que los jugadores se lo habían comido en ese aspecto. Cuando regresó cambió muchas cosas».

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *